El lado B: ¿Qué hay detrás del fenómeno Netflix?

Por Manuel Orozco

Ya hace tiempo que no es necesario ir al cine para ver una película ni sentarse en el sillón a ver la tv. Hoy en día cualquier Tablet o incluso varios SmartPhones permiten llevar el entretenimiento digital a donde sea, y ni hablar si contas con el mágico mundo de Netflix. Las formas de entretenimiento siempre han avanzado a la par de la tecnología, y su sofisticación ha sido complementaria a las necesidades de los amantes de las pantallas, pero esta nueva plataforma de streaming multimedia (flujo de contenidos multimedia) marcó un antes y un después para cinéfilos y adictos a series de televisión. Pero, ¿qué hay detrás de este fenómeno del internet?MARCAS-HONESTAS-13

Según nos cuenta el Dios de las respuestas del internet Wikipedia (ya tendremos tiempo de hablar de esto); Netflix surgió en 1997 en California, Estados Unidos, creada por Reed Hastings y Marc Randolph como un videoclub con una plataforma de video vía online o por correo postal (servicio disponible sólo para Estados Unidos), que le proporciona al suscriptor una cantidad ilimitada de rentas de las películas y series de su catálogo. Sin embargo, la “revolución Netflix” se ha dado con el servicio de visualización vía streaming(…) A mitad de 2013 cuenta con más de 32 millones de suscriptores en Estados Unidos, Canadá, Latinoamérica, países nórdicos, Irlanda y Reino Unido, permitiéndoles a sus usuarios disfrutar de series de televisión y películas en su televisor, reproductores multimedia, Smart TV, sistema home theater, consolas y dispositivos móviles (1).

El resto de la Historia fácilmente pueden buscarla allí mismo en Wikipedia o donde Google los lleve, pero de lo que nos ocuparemos en este artículo es de otro tema, ¿qué hay detrás de este magnífico lugar donde aún podemos ver Friends subtitulado como Dios manda?

film_netlifxBueno, por empezar este detrás no es solo de Netflix, sino que encuentra sus bases en distintos factores. A mi entender el entretenimiento de este tipo, ya sea en películas o series, es una ocupación del tiempo de ocio orientada a distraer la mente de lo que la rodea, sumergiéndola en ficciones de rápido acceso y casi nulo esfuerzo propio. Es decir, como decía Borges: “un libro lleva el mundo a infinitos mundos, pero esto requiere un mínimo esfuerzo: leer”. Pero, siendo sinceros, este minúsculo y placentero esfuerzo varias veces queda enorme comparado con prender la tv y dejarse llevar por la ficción de turno. Ya sea en ver “Casados con Hijos” tras los partidos de fútbol, o poner el programa de cocina a la mañana, la distracción genera el mismo efecto, el de ver algo que está pasando pero totalmente ficcionado, llevado por un guión, del cual solo soy parte como espectador, sin responsabilidad ni obligación con ellos más que disfrutarlo.

Ahora bien, ¿Cómo puede una plataforma instalarse en tan poco tiempo en tanta cantidad de usuarios? Fácil: uno come cuando tiene hambre y se abriga cuando tiene frío, del mismo modo cuando está aburrido busca diversión. Si en este caso prende la tv y están dando el mismo capítulo de Casados con Hijos que hace 8 años (nada personal contra ellos), entonces buscamos diversión en otro lado. El tema es que, generalmente, la grilla de programación de la TV argentina es, por lo menos para mí, bastante monótona. Siempre habrá deportes, siempre habrán documentales, siempre habrán chimentos y siempre habrá Tinelli, Susana y Mirtha. ¿Pero a dónde encontramos esos otros mundos, ese despejarnos de la realidad y darle ficción a nuestra mente?. Bueno, lo que pasa es que cuando vamos a esos canales del 30 para arriba, los de las películas y series, solemos encontrarnos con el mismo problema. Es decir, las mismas películas siempre y los mismos episodios de las mismas series repetidos una y otra vez, y encima ahora, casi todo horrendamente doblado al español por no sé qué decisión del mismísimo demonio.

Y entonces claro, y resumiendo, nos generaron una necesidad y nos dieron una satisfacción, Netflix nos da sencillamente eso: Rápido acceso, gran variedad de contenidos, podes verlo cuándo y cómo quieras, con o sin subtítulo, en inglés o español, y con todas las ventajas de controlar el Stop/Play vos mismo.

Ustedes dirán, “este tiene un curro con Netflix”… y eso parece. Pero no, y ojalá así fuera. No solo no me pagan sino que lo pago todos los meses. Lo que en realidad tengo, y creo no ser el único, es un creciente enojo con la tv Argentina; con sus realities experimentales o notablemente guionados, con sus programas de actualidad que marcan y deciden que es la actualidad, con sus personajes habitués de los chimentos vacíos de contenido, con los noticieros tendenciosos; y no solo es enojo con el contenido que genera, sino con el que compra. Como esas horribles latas de tiras extranjeras también horrendamente dobladas a un idioma extraño y ajeno, desde un idioma extraño y ajeno. Y lo mismo me pasa con los canales de documentales, que Discovery de descubrir no tiene casi nada, que History de historia no pasan casi nada y bueno el de animales es simpático. Nobleza obliga, dios tenga en la gloria a NatGeo y Encuentro.

Entonces, yendo al eje de la cuestión y perdón por la catarsis, el lado B de Netflix creo es éste: no sólo lo que nos deja ver sino lo que nos permite no ver. Nos brinda otro horizonte de posibilidad de entretenimiento, no sé si mucho mejor, pero sí con posibilidad variada de elección, sin orientación de ningún tipo, con cine pochoclero de Hollywood y ese culto cine indioo polaco, con las mejores series de la historia (en su idioma, eso es fundamental) y también con las bizarras historias estadounidenses, con documentales grandiosos que la tv comercial oculta como Cosmos o Zeitgeist y también con tibios documentales sobre liberen a las orcas y tal.  El lado B de Netflix es nuestra capacidad de elegir a qué mundos queremos llevar nuestro mundo, detrás de la insatisfecha necesidad de consumismo cine-televisivo.


(1) https://es.wikipedia.org/wiki/Netflix

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s