La globalización de la destrucción del medio ambiente

images (2)

Por Brian Frojmowicz 

En estos últimos 50 años, se desarrollaron procesos de globalización en distintas áreas como el comercio, la tecnología. Es decir que por ejemplo podés ver un celular Iphone en China, como también en el otro lado del mundo, en Argentina. Sin embargo, lamentablemente se está viviendo esa situación, como algo muy calamitoso, algo que afecta tanto a la sociedad y a la naturaleza: la destrucción del medio ambiente.

Esta desgracia no distingue país, religión, ni etnia, ya que en todo el mundo se está dando, con gravísimas consecuencias como por ejemplo: los “desastres naturales”, pues el hombre los causa,  la contaminación de los ríos, el deshielo.

Estos problemas se mitigan, pero no se previenen. En consecuencia un hecho que podría ser evitado, o que podría haberse reducido sus riesgos, se profundizan gracias a las acciones de Estados y empresas privadas, que privilegian la ganancia frente a las secuelas.images (1)

Las inundaciones tan trágicas que sufre nuestro país, no solo se podrían evitar mejorando la infraestructura, sino que si evitáramos el calentamiento de los mares, no iría tanta agua en estado gaseoso a las nubes, para formarse la lluvia. Esto significa que la evaporación de los mares, trae como saldo la ida de vapor a las nubes, donde se condensa y provoca las grandes lluvias que son habituales en nuestra región.

Otra situación que podríamos evitar es la mortandad de miles de peces, que al calentarse sus aguas, pierden su fuente de alimento, porque ésta se mueve hacia las aguas más frías. En nuestro país el caso de los pingüinos y el krill, es uno de los más emblemáticos, puesto que el Krill está moviéndose a aguas más frías, pero el pingüino no puede realizar ese recorrido, se desnutre, y muere.

Pero también hay consecuencias humanas. La contaminación de los ríos con solución cianurada, es decir la sustancia que se utiliza para separar el mineral de la roca,  destruye la fuente de vida y de trabajo de miles de habitantes de esas zonas, pues que esa agua la usan para tomar, pero también la usan para regar sus cultivos, y al estar contaminada, no sirven más.  El agua llega a los ríos, por rotura de cañerías que pasan por los ríos,  de las mineras donde corre cianuro.

Este hecho, no estaría pasando si se ejerciera un control total sobre la megaminería. Desgraciadamente, esto es una utopía, o por lo menos en la mayoría de los casos no sucede. Todo lo contrario, se les otorga grandes beneficios a las mineras, infringiendo leyes, como es el caso de la Barrick en Argentina, donde se le deja sacar oro, de zonas glaciarias, algo prohibido por la “Ley de Glaciares”.

images_(1)Pero no solo sucede con las mineras, sino que también sucede con las empresas pesqueras en el Ártico, donde varios países nórdicos, Rusia y Estados Unidos, les dan el permiso a estas compañías de pescar especies hasta en peligro de extinción, sin control alguno, degradando esas tierras.

La emisión excesiva de gases de efecto invernadero, está provocando el mayor deshielo de la historia. Este año el Ártico, tuvo su menor volumen de hielo, lo que provoca un aumento en el caudal de los mares, que conlleva a inundaciones, pero también a la pérdida de reserva de agua dulce, ya que éstas, se mezclan con aguas saladas. En nuestro país, de más de 350 glaciares, sólo 1 no está en retroceso, el Glaciar Perito Moreno.

Otro origen de las inundaciones es la tala irresponsable de árboles. Esta falta de árboles, genera que esas grandes cantidades de agua no puedan ser absorbidas y se mueven hacia las grandes ciudades. En este caso se vuelven a privilegiar, beneficios económicos, ya que sojeras talan, con el buen visto de los Estados provinciales, para cultivar. Pero no cultivan y vuelven a plantar los bosques, sino que vuelven a replantar soja, hasta que esas tierras se degradan completamente y se desertifican (que no significa que se transforman en arena significa que se secan y se arruinan). No estamos hablando de este proceso en el Sahara, sino en la Amazonia y en el norte de Argentina, entre otros.

El mundo capitalista en el que vivimos, prioriza siempre que haya consecuencias que favorezcan a la economía privada, o a la nacional, ya que la minería genera empleo (no permanente), pero a la larga se demuestra que esas  ganancias económicas, se pierden, con los desastres ambientales, que se generan por la búsqueda de esas riquezas.

Se puede lograr el bienestar económico, sin destruir nuestra casa, realizando sustentable y sostenible en el tiempo, dichas actividades que generan esa mejoría, pero para eso los empresarios, los políticos y nosotros, debemos concientizarnos de que nuestro planeta, se derrumba por causa de nuestra mano, y no por algo ajeno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s